redes-sociales-para-la-empresa

 

Lo que necesitas saber de las Redes Sociales para la empresa.

Las técnicas para las redes sociales en la empresa, al igual que las propias aplicaciones son relativamente nuevas y aún así, cambian a una velocidad de vértigo, aparecen nuevas y otras desaparecen.

Y esto es así porque son las personas las que las validan con su uso o desuso, de ahí la inquietud de Facebook, por ejemplo, de estar en constante renovación y mejora.

Para ser totalmente honestos. Facebook también está en constante optimización e innovación de la herramienta por la presión del gran capital obtenido proveniente de los inversores en Startups que exigen su retorno de la inversión, como es normal.

No es un concepto nuevo en calidad se denomina calidad total, un bucle de estudio, implementación, validación, mejora del resultado y vuelta a empezar con el estudio de mejoras posibles.

Las redes sociales han pasado de ser una aplicación de comunicación entre personas a una poderosa herramienta que genera múltiples oportunidades de negocio.

Las empresas quieren que se les conozca formando parte de esa compleja y multicanal comunicación.

Acaso, ¿Tú no querrías formar parte de esas conversaciones?

Es la única, o más bien la más efectiva forma que existe hoy en día para instalarte en el pensamiento de los usuarios y que te busquen, o estés ahí cuando les haga falta un servicio o producto como el tuyo.

 

Tengamos claras un par premisas:

  1. Publicitarse nunca ha sido gratis y para llegar a convertir en redes sociales hay que invertir.
  2. Aunque hay sistemas para vender directamente desde una red social, estas no son las herramientas ideales para ello pero si nos ayudan enormemente.

 

Dicho esto, vamos al meollo de la cuestión.

  • ¿Cúal es la red que me conviene, Facebook o Youtube, etc?
  • ¿Cómo sé que mis campañas están teniendo éxito?
  • ¿Cómo saber si cumplimos objetivos?

 

Tipos de Redes Sociales

La mayoría de nosotros ya no concebimos nuestra vida sin las redes sociales, ni sin los dispositivos móviles, veasé que las redes sociales están hechas para estos.

Cerca del 80 por ciento del tiempo que pasamos en las redes sociales lo hacemos desde los dispositivos móviles.

 

Redes Sociales relacionales.

Son las usadas por los usuarios para comunicarse a nivel personal como con Facebook y Twitter o LinkedIn desde un propósito divulgativo a nivel profesional.

  • Crearemos vínculos con los clientes actuales para fidelizar.
  • Por su capacidad de segmentación dirigiremos campañas específicas.

 

Redes Sociales para el Multimedia

Instagram y YouTube son las estrellas, de momento, le siguen Pinterest o Snapchat.

Cuentan con millones de usuarios y el vídeo corto es el contenido más atractivo y efectivo.

  • Crearemos imágen de marca.
  • Compartiremos contenidos con simpatía.

Con contenidos muy concretos como es mostrar los momentos más distendidos de la empresa, o lo que pasa detrás del telón. Consejos y tutoriales en YouTube.

 

Redes Sociales para la Mensajería

Messenger o WhatsApp son la estrella del mensaje instantáneo, muy aconsejable para el B2C  pues nuestros clientes están ahí sí o sí.

  • Crearemos un servicio de atención rápida para los clientes habituales o los mejores.
  • Con listas de difusión un comercio local puede mantener el interés en sus promociones.

Hay más redes sociales, pero estas aún deberán evolucionar para que los usuarios las consideren como alternativas a las actuales reinas, por lo tanto a nivel profesional-empresa de momento no son relevantes.

 

Cómo utilizar las redes sociales para la empresa.

En primer lugar, qué se debe decir en cada red social desde un punto de vista lo más aséptico posible, para que nadie se sienta incómodo con nuestras publicaciones, ya no por el contenido, sino por utilizar la red social equivocada para la empresa.

 

Si estuviéramos tomando un refresco diríamos:

  • En Facebook: “Me gustan los refrescos”
  • Twitter: “Me estoy tomando un refresco de limón ácido”
  • Para Instagram: “Mira que foto de mi refresco”
  • Linkedin: “Soy buen preparando refrescos de lima limón”
  • Tableros de Pinterest: “Infografía de, Mi secreto para hacer un refresco”

Debemos ponérselo muy fácil al usuario para provocar que se compartan los contenidos.

No podemos crear contenidos para la web y compartirlos si más en las redes sociales para la empresa.

Hay que pensar los contenidos para el dispositivo móvil.

Si no tenemos una web bien optimizada para visualización móvil, actualízala o no compartas un elementos que redirijan a la web.

 

Si hablamos de Facebook, es la red social que mayor empeño demuestra en ser nuestro aliado como empresario o emprendedor, lo pone muy fácil.

Las posibilidades y herramientas que pone a nuestra distribución son tan buenas y versátiles que podemos llegar a nuestros usuarios potenciales directamente.

La segmentación de usuarios por intereses y localización a los que mostrarles nuestros anuncios, el establecimiento de un objetivo primario para el anuncio, visitas a la web, like en páginas, etc, hace posible conseguir nuestras metas tanto con un presupuesto bajo, como con cifras de vértigo.

Recientemente un conocido Blogger reconoció que aplica las técnicas de Roberto Gamboa (experimentado en embudos de conversión a través de Facebook) que gastaba 300€ diarios.

No necesitas ese presupuesto, el mismo empezó con 5€ diarios, unos 150€ mensuales y le funcionó y a medida que iba aumentando su cifra de negocio fue aumentando el presupuesto para redes sociales.

 

Promoción de Tweets. La red que más utilizan los profesionales por su gran potencial de comunicación a los seguidores también se sumó al carro de la promoción pagada de tweets.

Se pueden promocionar tendencias y cuentas oficiales de forma similar a Facebook, demografía, tipos de intereses y usuarios, etc.

Las campañas van a subasta y suele salir más caro que con Facebook, pero el alcance es magnífico, si mi negocio es B2B prefiero Twitter porque llego al profesional directamente.

 

Mínimos para una estrategia de redes sociales

Cuando pensamos utilizar las redes sociales para la empresa debemos establecer una estrategia, tanto para la gestión como para la medición de resultados.

Establecer unos objetivos concretos nos permitirá medir el éxito o fracaso de las acciones y nos ayuda a decidir en qué redes sociales debemos estar en cada momento.

Estar en todas las redes es difícil por la carga de trabajo y el presupuesto que hay que volcar en las acciones.

Escogeremos las 2 o 3 redes sociales que mejor se adapten a nuestra empresa en función de donde se encuentra nuestro cliente y poco a poco iremos introduciendo nuevos canales si nos lo podemos permitir y costear.

 

Preguntas que debes hacerte:

  • ¿En qué redes sociales están mis clientes?
  • ¿Cuántos contenidos comparto en esas redes?
  • ¿Está mi competencia?
  • ¿Qué y con qué frecuencia comparte mi competencia?
  • ¿Qué objetivo tengo en cada red social?
  • ¿Qué tácticas y técnicas uso para conseguir los objetivos?

Hacer un análisis exhaustivo de la competencia requiere tiempo y herramientas especializadas, por lo que te recomiendo que contrates un profesional.

Si no puedes busca herramientas para investigación, que aunque son de pago suelen tener unos días de prueba, ponte las pilas e investiga a tu competencia.

 

Crea o mejora tu perfil que vayas a trabajar, debe ser atractivo y con un mensaje único, (la propuesta única de valor que ofreces).

Aprende de los usuarios que tienes y de los de la competencia, ¿Qué es lo que más comparten? ¿Cuando lo hacen? ¿Qué temas son los más comentados?

Crea un calendario editorial teniendo en cuenta lo aquí expuesto y decide cuáles van a ser las métricas que determinarán si cumples objetivos, si vas bien de momento, o por el contrario necesitas modificar tu campaña.

 

Conclusión:

Sin perder de vista que normalmente los usuarios acuden a las redes sociales a procrastinar, podemos utilizarlas en beneficio de nuestro negocio, sea cual sea.

No es magia, es trabajo de prueba y error, y para ganar hay que invertir tiempo y dinero. En la proporción que quieras o puedas permitirte, pero hay que invertir para obtener resultados positivos.

Con los tipos de redes sociales que aquí hemos definido, tu empresa ya debería saber dónde posicionarse, si no lo sabes es que no sabes dónde está tu cliente y eso sí que es malo, cámbialo lo antes posible, porque el éxito de tu negocio debe depender exclusivamente de tí, exceptuando causas de fuerza mayor claro está.

Si utilizas cada red en su justa medida y con el tono adecuado verás como empiezas a ver resultados muy rápido, aunque eso sí, si no eres muy gracioso o creativo para hacer fotos no te encargues de Instagram.  😉

Escribe en un papel y da respuesta a las preguntas que expongo, verás como una vez iniciado el camino, todo fluye mejor y habrás empezado algo que, en teoría, no se puede ni debe detener, porque estamos hablando del presente pero también del futuro, las redes sociales podrán desaparecer pero otras vendrán que a las antiguas sustituirán, y tú, o tu empresa allí presente deberás igualmente estar.

 

Dejar respuesta

  He leído y acepto la política de privacidad

Información básica de protección sobre datos personales