Aprovechar estos pequeños iconos para conseguir una mayor naturalidad e impacto es una práctica habitual y efectiva.

Con la tecnología tan avanzada que nos rodea, su uso es algo que la ha convertido en una herramienta totalmente presente en nuestro día a día. Todos tenemos cerca nuestra un aparato que nos ayuda a llevar a cabo infinidad de tareas. Desde los estudiantes que están ultimando un trabajo a entregar con su ordenador hasta esos padres que están repasando la compra que van a hacer por internet. Casi todas nuestras rutinas diarias están influenciadas por la tecnología.

Uno de los sectores que más está notando su presencia es el comercio. No hace falta dar nombres para pensar en el gran gigante de las compras online, y ese precisamente es el mejor ejemplo para hablar del comercio online como una de los caminos más fructíferos que se han abierto gracias a la evolución tecnológica. No solo por lo que ofrece en cuanto a comodidad y prestaciones de cara al usuario, que se topa con una simplificación casi absurda de algo tan tradicional como es comprar; sino también para lo que supone de cara al emprendedor, que ahora tiene todo un nuevo territorio al que lanzarse para proliferar.

Apostar por el comercio electrónico parece una senda segura y fácil de preparar un negocio con posibilidades de futuro; pero lo cierto es que la red tiene sus propias reglas, unas que mutan constantemente y que conviene seguir con detenimiento para no bajarse nunca de la cresta de la ola. De la misma forma que la tecnología avanza, Internet lo hace con ella, junto con sus tendencias y, sobre todo, las herramientas de las que dispone para que sus usuarios se muevan por él.

Las redes sociales son el más claro ejemplo de ello. Son algo relativamente joven en esto de internet, pero su uso se ha masificado hasta tal punto que ya son algo indispensable para el usuario medio. Rara es la persona que no visita al menos un par de veces a la semana Twitter, y ya no hablemos de Facebook, la red social por excelencia y el lugar de encuentro virtual de tantísimas personas.

Esta última ha cobrado una importancia tan grande en la red que ya no solo es útil para el consumidor medio, también lo es para las tiendas online, para aquellos que siguen en esa carrera por alcanzar el éxito con el comercio en el ámbito digital. Sacar partido de Facebook puede ser una grandísima ventaja para tu negocio, llegando a extender tu alcance de una forma exponencial si sabes cómo usarlo.

Puede sonar como algo jocoso, pero saber lanzar un meme en el momento adecuado, lanzar una respuesta mordaz y repleta de humor o incluso interactuar tanto con usuarios como con otras compañías son gran parte de las estrategias a seguir cuando se gestiona una red social. En el caso de Facebook, y a consecuencia de la extensión de los emojis a los teclados de los teléfonos, el uso de símbolos se ha convertido en otra subherramienta a explotar dentro de esta otra herramienta tan importante.

¿Es importante el uso de símbolos para Facebook?

Lo cierto es que estos simbolitos que acompañan al texto en nuestros mensajes tienen un potencial muchísimo más grande que el poco tamaño que ocupan. Evidentemente, hay que saber dónde, cuándo y cómo usarlos; pero si se logra actuar con criterio, se puede conseguir una mayor interacción que con un texto plano acompañado de una imagen. Tienen algo que da personalidad, pero que sobre todo refuerza la idea de que, tras la cuenta de esa tienda online, hay una persona y no un robot.

¿Cuándo debo usarlos?

Siempre que vayas a publicar un contenido orgánico en Facebook, debes combinar el texto con símbolos. Por ejemplo, las líneas sirven para separar contenidos y ayudan a la comprensión del lector gracias a una mejor organización; como también un emoji puede ser capaz de transmitir un sentimiento con el que intentar empatizar con el potencial cliente.

Por otro lado, siempre que tengas un anuncio a mover por dicha red social, las flechas y los símbolos llamativos ayudan a conseguir que el mensaje resalte por encima del resto. Aunque lleve contenido multimedia cerca, su efecto aumenta su porcentaje de éxito, sobre todo cuando queremos hacer una llamada a la acción.

¿Qué tipos hay?

La variedad de símbolos disponibles para Facebook es enorme. Hay una gran cantidad de librerías que los recopilan para que solo tengas que copiarlos y pegarlos en el post a realizar, sin tener que complicarte buscando (de hecho, es altamente recomendable tenerlas siempre a mano a la hora de preparar algún contenido a publicar).

Desde recuadros hasta líneas simples, dobles o anchas, pasando por pequeñas caras, números, flechas o iconos de todo tipo. Hay muchísimo donde elegir, pero siempre teniendo en cuenta que abusar puede causar un efecto totalmente contrario a lo que deseamos. Hay que saber cuántos símbolos emplear y, sobre todo, cuáles son los más acertados.

El impacto de los posts de Facebook aderezados con símbolos es algo que está más que demostrado en el ámbito del marketing online. En el momento que estés planeando lanzar una campaña especial de ofertas para tu tienda en línea, o quieras hacer un anuncio importante, te conviene emplearlos para darle al contenido un toque diferenciador crucial para captar la atención del usuario que está siendo constantemente bombardeado mientras se mueve por redes sociales.

Al final, el uso de los símbolos no radica solo en atraer miradas, también sirve para, como decíamos antes, demostrar que hay una persona usando la red social de la tienda de turno; una que sabe que hay emojis e iconos que se pueden emplear fuera de los chats de WhatsApp y otras tantas aplicaciones de mensajería instantánea. Si sabes darles buen uso, los resultados son algo que tardarán muy poco en hacerse de notar. De hecho, es también recomendable estudiar las estadísticas de impactos de los posts que los tienen y los que no para ver que, efectivamente, funcionan.

 

 

Dejar respuesta

  He leído y acepto la política de privacidad

Información básica de protección sobre datos personales